¿Quién puede danzar y para qué hacerlo?
Neuquén Argentina, Latin Arabian octubre 2010, taller de doble sable.

Imagen arriba. Neuquén Argentina, Latin Arabian octubre 2010, taller de doble sable.

29 de Abril día internacional de la danza.

Esta celebración fue establecida por  UNESCO desde el 29 de abril de 1982, “con el propósito de revalorizar y validar la danza como un acto que mejora la calidad de vida de sus ejecutantes, y para hacer lazos de amistad entre los grupos humanos al rededor del mundo.”

¿Quién puede danzar y para qué hacerlo?

El movimiento es uno de los principios para que haya vida y es un indicio de la misma.

Cada ser viviente tiene su movimiento y ritmo particular, de esta virtud no está exento ninguna forma de vida en en planeta.
Es muy probable que en cambio con la danza sí ocurra, no por la condición de la danza en sí misma, sino por la concepción mental que tengamos de ella.

El  movimiento es  particular y necesario en cada organismo,  le permite  activar toda su mecánica  para facilitar  la supervivencia, este es el caso específico de los animales y entre ellos el hombre.
Esta condición pasa a un siguiente nivel en el ser humano cuando se le adiciona al movimiento ritmo, expresión, intención, contexto(dónde, por qué y para qué) y desarrollo de las habilidades corporales específicas para una técnica y un género de danza en particular.

La danza, es en sí un acto que estimula cada una de las esferas constitutivas del ser humano,  su práctica requiere de  las capacidades físicas, la apertura y flexibilidad mental, el desarrollo y reconocimiento de las emociones para entregarnos a liberar desde la individualidad el derecho al placer y al goce que sensibiliza al ser que la practica para auto-percibirse y pertenecer así mismo, sólo de esta manera luego podrá percibirse   dentro del  mundo que le rodea y elegir pertenecer a él.

La práctica general de la danza en hombres y mujeres, activa el sistema nervioso central. Su ubicación está en el cerebro y es el encargado de la recepción de las sensaciones captadas a través de los órganos de los sentidos, y así  posteriormente realizar el procesamiento de la información, lo cual se convierte en ideas, conceptos, lenguaje,comportamiento y movimiento.

Con respecto al complejo sistema nervioso, es importante referirse aquí de manera específica  a las dos sensaciones más destacadas que registra el practicante de  danza, siendo ellas las siguientes: el bienestar y la alegría. Éstas  se generan mientras bailamos gracias a dos sustancias químicas producidas por el cerebro llamadas serotonina y endorfina.

La primera  regula los ciclos  del sueño, la disposición sexual, la temperatura corporal, la actividad perceptiva y cognitiva, por esto es llamada la hormona del placer y el bienestar. La endorfina, es la hormona de la alegría! Produce sensaciones subjetivas de intensa apertura para expresar goce y espontaneidad, por tanto es analgésica y disminuye la ansiedad.  Son  estos neurotransmisores  los encargados de activar toda la conexión entre cuerpo, mente y emoción, es por esto que experimentamos una sensación de plenitud cuando bailamos.

Otros factores externos complementarios, como la música, el ambiente de grupo y el vestuario eventualmente, magnifican esta sensación de totalidad  que ofrece una sesión de danza.

La danza es un derecho que tenemos y nos beneficia a todas y todos, en cualquier condición física, mental o  etapa del ciclo vital en el que nos encontremos, depende de cada quien para consigo mismo hacer uso de este espacio lúdico, expresivo, creativo y artístico, como también es una decisión personal convertir en estado permanente la sensación de bienestar y placer que se obtiene mientras se está danzando.

Esta última idea nos convoca a comprender que la danza genera de manera natural una forma de vida que nos permite asumir con  una concepción más amplia, el cuerpo tanto en su funcionalidad como en su estructura y significado, que permite que el danzante,  construya nuevas  estéticas para su día a día,renueve la forma de de relacionarse  consigo mismo, con el congénere y con  todas las formas de vida existentes.

DanzAlma, estudio de danza árabe actividad de integración.

Hace parte de la danza descansar, alimentarse, vestirse, relacionarse desde la libertad y  optar por sentir  placer en cada momento de la vida por exigente que parezca, esto es alegría;  no planteado como estado de ánimo sino como un estado emocional y mental permanente que permite transformar  los acontecimientos menos placenteros  en oportunidades para fortalecernos y asumirnos como seres en constante desarrollo.

La práctica de la danza nos permite evidenciar esto a través del cuerpo físico por que al querer lograr ejecutar cada movimiento de manera refinada, fluida y  adecuadamente caracterizada, nos encontraremos de manera  convenientemente  inevitable, con un cuerpo que habla de sus limites,  poniendo de manifiesto la necesidad de cultivar habilidades específicas como la fuerza, la resistencia, la flexibilidad, la elasticidad, la coordinación y el equilibrio,  y así desde adentro coloca delante de nosotros el reto de permanecer en el propósito y dar tiempo para el desarrollo paulatino de esas condiciones de  calidad del movimiento deseado  y así conquistar las  metas!

Esta conciencia del  movimiento como acto humano disciplinado, intencionado, disfrutable, con significado y ritmo es  llamado ¡DANZA!

 

Yeny Cano

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. La verdad es que tener este conocimiento es muy importante, ya que asi podemos valorar mas este arte.

  2. Hola,de verdad si es muy interesante como se explica y se hace ver en este articulo la danza como forma de vida. Me surge una duda, estuve practicando danza en un instituto pero me retiré porque quedé embarazada, puedo volver a retomar la danza a pesar de mi estado? Gracias.

  3. Excelente ilustración de lo que es la danza como acto humano. Qué bien lo explicas, enlazando todos los aspectos

Deja un comentario

Menú de cierre